miércoles, 15 de junio de 2011

Romances de estación.

La vida y sus suburbios ya no son lo de antes. Apuntes de facultad, parciales, cafés y cigarrillos rondan mi vida.
Es un círculo que no para, que no se detiene. Anduve desconectada y perdida. Así, todo junto.

Miedos nuevos. Sí, los hay. Ni bien entré a la carrera me di cuenta que era lo que quería, que lo que empezaría a estudiar me apasionaría. Y así pasó. Así es. Me encanta, pero me consume mucho tiempo. Y cuando tengo tiempo libre lo uso para dormir, hacer cosas que me gustan y ese tiempo vuela, literalmente, vuela. Nunca encuentro tiempo para escribir. Y cada vez que quiero hacerlo, me veo interrumpida por pensamientos "facultativos" y me detengo. Paro, y empiezo de nuevo con la facultad.

Hace poco fue mi cumpleaños, la pasé excelente: ¡Ya soy mayor de edad! No quería que pasara, pero es sólo un número. Por dentro sigo siendo la misma...

Uy, hace cuánto que no escribo. Realmente me siento perdida, y no sé por dónde empezar, qué decir.

Lamento poder postear cada tanto, cada muerte de obispo, pero no puedo prometer hacerlo más a menudo porque quizás falle y no quiero hacerlo.

¿Ustedes cómo andan, corazones?