jueves, 5 de mayo de 2011

Convicentes.

Hay cosas que nunca cambian, que tienen su esencia, que siguen siniestras, inmóviles, verosímiles. Ahí están, quietas, esperando sin prisa transformación alguna.