jueves, 2 de septiembre de 2010

Descubriendo al azar

Lo que pasó luego de ese beso, creo que es obvio y está completamente claro, pero... lo que ocurrió entre medio de todo eso, digamos que no, que necesita ser explicado palabra por palabra.

Estábamos en el piso, besándonos y sacándonos la ropa. Nos levantamos y fuimos hasta su cama ya casi desnudos.

Mientras estábamos haciéndolo, algo lo sacudió, algo lo interrumpió y distrajo súbitamente. Lo habre mirado demasiado inquisitivamente, porque sólo atinó a decir:

-No puedo seguir, disculpáme, no puedo.

-¿Qué pasa? ¿es mi edad? Sig, ¿qué pasa?

- ¿Realmente querés saber?

-Sí, sabés que sí.

Se acomodó en la cama y ahí contó lo qué le pasaba... lo que nos estaba pasando.