sábado, 8 de mayo de 2010

Sin duda.

Sos la añoranza de las cosas por venir, aquellas que hacen suspirar sin remedio alguno, aquellas otras que hacen que nuestro corazón se mude a nuestros dedos sin permiso.