jueves, 11 de noviembre de 2010

Nada lo anunciaba por la tarde.

En distintos parajes de la ciudad, a horas diferentes, numerosas parejas de jóvenes y muchachas se juraron amor eterno, olvidando que sus cuerpos eran perecederos.

5 comentarios:

Viole dijo...

Hola Lolita!!! cómo estás tanto tiempo!!?!?!?!
Volví para quedarme y me mudé de blog.
Un beso!!! retomemos el contacto :)

Viole dijo...

Hola Lolita!!! cómo estás tanto tiempo!!?!?!?!
Volví para quedarme y me mudé de blog.
Un beso!!! retomemos el contacto :)

Lolita y El Profesor dijo...

Si hay algo que trasciende nuestro cuerpo mortal, es el amor. Se presente como se presente.

El Profesor

González Milán dijo...

Bravo.

Sr Cincuentón dijo...

por eso no hay que perder el tiempo