viernes, 15 de octubre de 2010

Infidelidad-Discreción

-Hace un mes que estoy saliendo con otra.-Dijo Sig.

-¿Qué?

-Que hace un mes que estoy saliendo con otra.

-Ya te escuché.

-Se llama Silvia. La conocí en la fiesta de mi hermana, Verónica. Ella me la presentó.

-Ah... mirá vos.- Dije yo, mientras cada vez me tapaba más con la sábana.

-Igual sólo quiero pedirte perdón. No quiero hablar de ella.

-Acabás de hacerlo, Sig. Hace 5 minutos que estás hablando de ella. Dame un cigarrillo.

-Vos no fumás, Gema.

-¿En serio? Dame un cigarrillo.

Suspenso. Mi cabeza sólo se sentía en remojo.

¿Qué hacer con todo esto?

Sólo atiné a prenderme un cigarrillo y fumar. Fumar cuando nunca lo había hecho. Trataba de comprender, de analizar, pero no podía, y él, lo único que hacía era mirarme, nada más que eso.

Mirarme fumar.

Luego de un largo rato pude articular palabra...

4 comentarios:

Gastón dijo...

En algunas ocasiones las señales de humo valen más que un impar de palabras.

(y quemarlo con el pucho es equivalente a siete puteadas)

Lolita y El Profesor dijo...

¡Vaya momento que eligió Sig para decirte eso! ¬¬

El Profesor

Sr Cincuentón dijo...

¡Retorno triunfal! Prosa directa, sintética, intriga ... ¡la mejor Gema!

Q dijo...

Que difícil situación habrás pasado en ese momento.
Creeme que lo puedo imaginar.
Pero no te preocupes, todo se supera.