viernes, 27 de noviembre de 2009

Apuntes.

Me maté estudiando este último tiempo, porque el año pasado me llevé una sola materia, y pensé que era la muerte, entonces este año me reventé para no llevarme la misma materia, y parece que sirvió.

El lunes me dan la última nota, y hoy falté al colegio porque quería relajarme.
Me di cuenta que estuve descuidando el blog, y descuidando los comentarios hacia los demás, por eso ahora me voy a poner a comentar a full, no los dejé de leer, pero sí de comentar.

Hubo bastante mal humor de mi parte en estos días, pero parece que fui soportable porque nadie me echó de ningún lugar.

Pareciera que ahora soy la misma Gema de antes, la que escribe, habla, se ríe, y está de bastante buen humor. Me siento aliviada.

Claro, que no todo fue el colegio, sino en la facultad me pego un tiro, sino que hubo un conjunto de varias cosas internas que me hicieron estar así.
Simplemente decidí solucionarlas, y ya estoy bien.

Me calzo el mate, agarro un papel y un lápiz, y comienzo a escribir...

jueves, 26 de noviembre de 2009

Vacaciones.

Termino el colegio el lunes y me pongo a full con el blog, prometo, prometo.

martes, 17 de noviembre de 2009

Aborto incompleto.

Nací el 5 de Junio del '93, cuando de a poco se avecinaba la tormenta entre mis viejos, lo que años después se convertiría en su separación con gritos, insultos e incidentes de por medio como siempre los ha habido.
Siempre mi vida se limitó a un triángulo, a una familia de tres donde nunca se encontraba la pareja parental juntos, así que así me crié, y superándolo o no (porque ese es otro cantar), me acostumbré.
Mi papá nunca estaba en casa por su trabajo, el cual siempre se concentraba en Capital Federal, y quizás es por eso y por tantas otras cosas que no tenemos una relación fluída.
Es por eso que como dije, mi vida se limitaba a un triángulo: era mi mamá, mi hermano y yo, o sacando a mi mamá, mi papá y los mismos últimos dos.

Cuando escribí lo anterior, creía que era absurdo, y luego comprendí que si no lo escribía, era como estar encerrada en el ghetto del nunca jamás, una mochila que me hacía cargar ladrillos indecentes.
A veces cuando uno cree y siente que todo se le viene encima, se agarra de la rama más fina que encuentra para no convertirse en el olvido, cenizas, o peor:

Lo mismo que reprocha.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Ruta.

Maggie, Cande, Giu y yo por entrar a Rutra Bacalao, boliche conocidísimo de La Plata.
Era la fiesta de Egresados de mi colegio.
Las cuatro riéndonos, disfrutando pero con frío. Nos estamos fumando un pucho cuando llega el novio de Giu, que de hecho era compañero de primaria de Radamés, lo saludamos y enfilamos para el boliche.

Una vez adentro, transcurrida una hora, me encuentro (después de bailar a full, después que Peti, mi compañera de colegio se me cayó cinco veces arriba por su estado pésimo) con una amiga que hace siglos que no veo. Nos quedamos hablando y nos despedimos.

Puta madre... perdí a las chicas y tengo la plata de ellas. No las encontré más. Era un antro.

Las busqué... di vueltas por el lugar mientras las buscaba.

o3:15
Un flaco intenta darme un beso. Me corro. Sigo caminando.

03:20
Cuarta vuelta por el boliche. Otra vez el mismo flaco trata de darme un beso, me corro, con la diferencia que un flaco me agarra de atrás y el que me quería dar un beso me empieza a manosear.
Hago fuerza y me suelto, le pego una trompada al flaco, se cae al suelo, le sangra la naríz.
Vienen dos patovicas, les digo lo que pasó, me alzan y me llevan a la puerta del boliche, mientras (a upa) alcanzo a darle a un amigo la plata para que se las de a mis amigas y se puedan ir.

03:30
Me sacaron del boliche... me tomo un taxi y fin de la noche.

Excelente. ¿No?