lunes, 27 de abril de 2009

La oreja no tiene vueltas, Bruno sí.

Una vez me encontré diciendo que prefería el amor después del amor, todavía no sé qué me había tomado cuando dije eso, pero lo que sí sé es que hoy por hoy escasea.

A esto voy directo a Bruno.

Señores mios, se terminó todo entre ellos. Luego de haber pasado más que una rápida instancia en Juan's hotel (los que leyeron el post anterior sobre ellos, saben que Juan tiene 19 años, y es un chico con el que Brunis había empezado a salir) ahora está con Diego, un colombiano de no sé cuántos años, al cual Bruno llama "mi amorcito".

¿Si lo entiendo? No, señores, no lo entiendo, para nada. Sus amores repentinos, su pasión desenfrenada siempre lo caracterizó, pero lo quiero con toda mi alma, porque es mi amigo. Siempre y cuando con quién esté y lo que haga o diga lo ponga felíz, entonces tiene mi apoyo al 100%.
¿Por qué?

Bueno, porque el cariño en una amistad se trata de no entender a la persona mil veces, y aún así quererla el triple.

Eso es lo que me pasa con Bruno. Terminó con Ale, siguió con Juan haciendo un descanso, y ahora está con Diego, todo esto con un sólo objetivo: quizás encontrar el amor de su vida, juntarse, y adoptar.

¿Y? ¿Qué importa? A él le hace felíz, por ende, a mí también.

viernes, 24 de abril de 2009

Solución y practicismo.

Hace mucho tiempo, en el canal tan conocido Utilísima, había un programa el cual tenía como conductora principal a Verónica Lozano. Chicas Express.

Algo que mencionó esta mujer con deseos de parecer inteligente, demostró no sólo lo mundial que es, pero si se lo quiere mirar por su lado positivo, solución y practicismo como es el título de esta entrada.

Invitan a una pediatra y ginecóloga, para hablar del cuerpo femenino, como es natural, porque claro, tienen tanto tiempo al pedo que se ponen a hacer estos programas para gente que tiene más tiempo al pedo que ellas.

Como conclusión de la visita de la Doctora, Verónica Lozano agrega:
-Bueno, chicas, ya saben, si tienen más de 28 años y todavía no están casada, con hijos o ni siquiera en pareja, sería hora que empiecen a congelar sus óvulos para que no queden sin hijos.

A lo que yo interpreté:

-A vos, sí, a vos solterona. No te preocupes. Si todavía no encontraste un tarado que te deje embarazada, congelá tus óvulos no vaya a ser que te quedes sin tener hijos.

Me imagino la cara de aquellas mujeres de más de 28:

- ¡Muerte a Verónica Lozano!

sábado, 18 de abril de 2009

¡Llegó!

Rafa, ya hoy es sábado 18, y debés estar con ella... amála, respétense, mírense y estén juntos esta semana sin dejar de cometer ningún exceso.

Me reservo de decir el nombre de la susodicha, hasta que vos me des el sí.

Los adoro.

Lolita.

viernes, 17 de abril de 2009

Débil e impasible.

Yo tenía un poquito de temor de que todo se fuera a la reverenda mierda. Y parece que así fue.

Bruno me dijo que Juampis (más tarde lo daré a conocer) estaba por llegar en unos minutos. Desesperada le dije:

-Contáme TODO.

Ale le pidió disculpas, no paró todo el Domingo de mandarle mensajes. Aceptó que estuvo mal y que tiene un carácter choto. Bruno no aguantó más, y le dijo:

-Esto viene pasando en forma continua y no me hace bien.

Pero él siempre dispuesto, y con su buena onda, lo invitó a cenar a la casa, ya que era noche de pascuas, pero sin compromiso. Le regaló uno de esos riquísimos huevo de pascua (sí, soy una gorda, amo el chocolate, mi amor imposible) y para colmo, él... nada.

Creo yo, le mandó todo el fucking día mensajes de que lo quería y todo su discurso, y cuando tiene la oportunidad de ser atento con Bru, no lo es.

Y Brunis que se fija un montón en los pequeños detalles dijo:

-Ale no me dio nada, en cambio Juampis me dio uno reeeeeeeee grande. Y encima, hoy Ale me viene a decir que yo era súper lindo, mis ojos... todo. Que me amaba, pero que no me iba a esperar mucho, que más de una semana n aguanta porque no quiere quedarse solo.

Bru y yo sacamos la conclusión de que cuando realmente se ama, se espera.

Bruno no lo probó, le dijo lo que estaba pasando, que estaba por conocer a alguien (ahí entra Juampis en la historia) y a Ale no le dio celos para nada, en cambio, siguió con su discurso:

-Tenés que entenderme cómo soy y bla bla bla.

Le sigue mandando mensajes, diciéndole que lo extraña, pero que es él (o sea, Bru) el que tiene que cambiar.

Me parece raro lo que hace Ale. El hecho de que sí o sí tenga que comprarlo con su parla, porque sino se siente un gran perdedor. Y cuando logra tenerlo de vuelta en sus brazos, vuelva a sus andadas, a su mal humor, a su histeriqueo, o todo lo contrario: su impasibilidad, hasta en la cama.

Juan tiene 19 años, es barman, y trabaja en un restaurante... lo mima un montón a Bruno, le dice cuánto lo aprecia sin pasar un sólo día.

Y Bruno, no sabe, no habla, no ve, no piensa. Sólo aparece su reflexión:

-Gema, mi corazón es débil.

martes, 14 de abril de 2009

"Mirá cómo estoy"

Estábamos con Nazarena y Brenda, amigas y compañeras del colegio, fumando en el kiosco de enfrente, cuando vemos una señora... con jogging, remera sucia y sombrero de paja entrar al kiosco.

Vale decir, que no vivo en el campo, sino en una ciudad pobladísima.
Levanto la mirada, y me pongo contenta. Era "La Loca del B".

La saludamos, y entra a una cabina... resulta que la señora, levanta el tubo, y sin marcar ningún número se pone a hablar entretenidamente.

Nosotros la miramos, divertidos e interesados en el diálogo que ella misma inventa.

Sale, quejándose de que no se pudo comunicar (cuando pareció tener una charla de lo más fascinante, contestando, preguntando y riendo). Se quejó, hablándome, de cómo estaba su salud.

Se me acercó mucho y me dijo:

-Mirá cómo estoy, toda resfríada... ay, ¿este mundo dónde irá a parar?

No pude evitar sonreírle, dar una pitada a mi cigarrillo y disimular la risa hasta que se fuera.


Ahora... ¿Qué tiene que ver la salud de ella con dónde irá a parar este mundo?

lunes, 13 de abril de 2009

Se me va todo a la chacota.

Sin duda, las cosas entre Bruno y Ale siguieron mal.

Un día después del último incidente (último posteo, señores) que ocurrió, Ale mensajea a Bruno diciéndole que le parecía que Bruno estaba queriendo tomar distancia, que le parecía que él lo criticaba por la ropa, pero gracias a Dios, Bruno fue firme y le dijo:

-Mirá, pibe, yo no quiero problemas sino estar bien. Y si esto sigue así, prefiero estar solo.

Pero no sirvió. Ale saltó al ataque como si le estuvieran quemando el traste:

-Vos me tenés que aceptar como soy. No me amenaces.

Mi amigo decidió no contestarle más por el resto del día, sin antes decirle:

-Si todo sigue así aunque me muera porque te quiero es mejor tomar distancia.

Y yo no pude soltar un "pobre gordi"... mientras se terminaba la conversación con un gusto amargo...

sábado, 11 de abril de 2009

Entre desequilibrio y más cosas.

Bruno y Ale volvieron al cine el jueves.

Todo empezó mal porque Ale se había peleado con un amigo y no tuvo mejor idea que agarrársela con Bruno.

Fueron al cine y según Bru "la peli un bajón, el único que se reía en toda la sala era Ale".

Terminó la película, llegaron a la casa de Bruno y no faltó que metiera la pata hasta el cuadril cuando le sugirió:

-Ale, tendrías que cambiar un poco el look. Si querés yo te acompaño a comprar ropa.

Para variar a él no le gustó nada, porque le contestó:

-Tengo la misma ropa de siempre, y soy así.

Al parecer ahí terminó la cosa. Pero no.

Ayer, viernes a la noche, B recibe un sms de Ale, diciendo:

"Cuando no estoy con vos, te extraño, pero cuando lo estoy choco con vos".

Bruno, le respondió: "¿Me amás vos?- otra metida de pata. El otro saltó como leche hervida.

Hay amor, sé que lo hay. Y también sé que si sigo escribiendo esto, Bruno y yo estamos amenazados por Ale, jajaja, nos va a demandar a los dos.

Esperemos que se solucione, esperemos que le tome un poco de humor a la cosa, esperemos que el corazón de Bruno no quede roto en quichicientos mil pedazos distintos y que su paciencia no llegue al límite, porque ahí, cagamos todos.

lunes, 6 de abril de 2009

La loca del Benito.

Lo que paso a contar son todos hechos verídicos.

Mi escuela queda a cuatro cuadras de mi casa, tiene el nombre de un escritor, Benito Lynch. En fin, una cuadra antes hay una famosa "loca" (sí, una señora mayor, alta, flaca, que muestra rasgos de haber sido linda de joven, y que se volvió loca) que la mayoría del colegio, mi colegio, conoce. Diría que es conocida hasta por los directivos.

Esta mujer, loca inofensiva, dulce, y hasta un poco cascarrabia a veces, vivió muchísimos años como ama de llaves en una casa de un matrimonio. Al parecer ella es viuda y sólo tenía a esta pareja como compañía, y al morirse este matrimonio, decidieron dejarle la casa (antes de que se murieran, claro, jaja) ya que no tenían a nadie.

Con el tiempo esta mujer se volvió loca. Habla sola, va a buscar religiosamente la escalera a lo de su vecino a las 7AM para hacer... bueno, vaya Dios a saber qué.

Hace un tiempo, se le había dado por pedirle a mi compañera Pamela, que por favor, le dijera a su padre que le trajera los cajones de la verdulería, que los necesitaba.
Yo sólo me reía y le decía a Pame que quizás jugaba a la batalla campal en su casa...

Además nunca falta alguien que tire un papel de golosina en su vereda y ella salte:
-Yo de chiquita no hacía esas cosas, yo no tiraba papeles en la calle, ¿de dónde salió esa ocurrencia?


En fin, como dije, es famosa en mi escuela. Todos la saludan, algunos se esconden, otros la esquivan y está el otro grupo, el que le es indiferente.

Hoy, fui al centro, me llevó mi mamá, y luego, me volví sola, tomándome el Oeste 16. Cuando me bajo, y estoy caminando, paso por mi escuela, y una cuadra después la veo a la "La loca del B" con una remera que pertenece a la parte de Jardín de mi colegio, una remera naranja con su inscripción original.

-¡¿Cómo la consiguió?!- atiné a decir en voz alta, y encima sola. Al final terminé pareciendo más loca yo que ella.
No podía creer lo que estaba viendo.

Ustedes mejor tengan cuidado, quizás en 40 años yo termino como ella. Y no se ofendan ni se hagan los desentendidos. Cuando me vean pasar con la remera del Jardín de sus hijos acuérdense que hubo un tiempo que ustedes me leyeron.

jueves, 2 de abril de 2009

Como leche hervida.

Bruno, mi amigo, es muy diferente a Ale. Son homosexuales, y están en pareja. Se aman, se quieren, pero Bruno a veces siente que no da más.

Vamos a tomarlo con humor:

Situación: Bruno y Ale están en el shopping Unicenter ayer, miércoles 1 de Abril. Sacan entradas para ir al cine. Bruno le pide a la boludita que le de entradas para la 1:20 AM, una película que termina eligiendo mi amigo porque a él no le gustaba ninguna.
Bruno, ya con 25 años pero sin perder el espíritu de niño que lleva adentro y que tanto adoro, lo lleva a los videojuegos, a los cuales Ale se rehúsa a jugar, con la excusa de que no le gustan pero en realidad es porque tiene 35 años y para él, bueno... ya está hecho un "grandulón" para aquellas cosas.
Pero desiste, y juega con él, y le termina gustando.
Comen un helado, porque Ale seguía con hambre después del arroz con leche que cocinó Bru. Según él "come y come, igual es flaco".

Ya son la 1AM. Van al cine, y el hombre riéndose le dice que las funciones ya terminaron, porque eran para las 11PM, asi que terminaron por darle un vale para dos entradas para el día y la peli que ellos quisieran.
El problema empieza cuando salen del shopping para dirigirse a el estacionamiento, donde hay tres pisos diferentes.

Ale no se acuerda dónde carajo dejó el auto. Se empezó a poner de mal humor... y casi a gritar:

-¡¿Dónde está mi auto?!

Bruno no deja de pensar por qué no es como él, que se lo toma todo con buen humor, riéndose, y eso es lo que más me gusta.

Pero digamos que no tuvo mejor idea que decirle a Ale, riéndose:

-Yo me acuerdo más o menos el lugar de tu auto.

-¡¡¡Te estás burlando de mí, flaco!!! - le dijo Ale, enojadísimo.

Finalmente encontraron el auto gracias a B.

Él le dijo:
-Pero si vinimos sin apuro a pasear, podemos recorrer todo el estacionamiento. No pasa nada, está todo bien.

-Odio estas cosas- dijo Ale.

Luego se puso de peor humor, porque no encontraba la salida del shopping (para esto yo no podía dejar de reírme cuando leía lo que me contaba).
Buno decidió no decirle más nada y callarse. Entonces cuando a Ale se le pasó el mal humor, le explicó:

-Entendéme, comprendéme, yo me desespero y me pongo así, por el auto... y por otras cosas.

Se fueron a dormir, sin antes hacer el amor. Ahora mismo, Ale está durmiendo, y Bruno desayunando. Hace un rato, le hizo unas caricias mientras pensaba que a veces le cansa el carácter de él.

Bruno me despidió diciendo que su desayuno en enfriaba...