lunes, 30 de marzo de 2009

Chau casita de Tucumán.

Qué lindo es saber que la gente se sigue enamorando... que se sigue explorando, buscando y encontrando.

Rafa, amigo queridísimo mio, qué bueno es saber que la encontraste, que es una más de nosotros, una blogger. Y desde ya, cuento los días, sexy tucumano, para que no conozca la casa de Tucumán, y que cuando venga el 18 no dejen de mirarse.

Está de más decir que ya es como una amiga más.

¡Te queremos, Rafa, te queremos!

sábado, 28 de marzo de 2009

Ya, niña.

Hoy no tengo ánimo. Hoy me duele el corazón y siento que me voy, que me ahogo, que grito…

Ciento de veces me sentí sola… y ese día estaba tranquila, sabiendo que iba a morir. Me buscaba pero no me encontraba. Me veía enterrada entre orquídeas y lirios, mis flores preferidas.

Veía mis costillas, y sentía ya el olvido de la gente. El olvido del dolor en mi estómago y en mis muñecas. Y no podía evitar llorar.

Quería borrarme, quería dejar de brillar, y olvidarme de las veces que intenté reírme en vano, muriendo tratando, tratando muriendo. Ya me echaba de menos, pero me caló hondo una bomba que me gritaba “¡No!” a la autocompasión.

Quedaban pocas cosas en esos momentos antes de dejar de respirar, pero aunque intenté matarme, y no pude, y hoy escribo estas líneas.

Y meses después todavía quería saber si eso era bueno o malo, y hay veces que todavía me lo cuestiono, pero luego mañana, pasado y el día que le sigue me zarandean y me dicen que estaba equivocada, que vale la pena… y cuánto, niña.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Celda.

Hubo una celda de incomunicación en mi vida que se confundió con el sexo.
Hubo otras que sólo fluyeron vaya Dios a saber dónde, si existe.
Resulta que la ecuación fue simple. Tuvo infinitas soluciones, pero yo elegí la única que era incorrecta.
Entregué mi cuerpo, sin venderlo, lo entregué. Creé una entidad a favor de cada uno de mis tropiezos sin ánimo de lucro, me quedé sentada en el corredor que me impartía oxígeno.
Dejé de un destello de esperanza en personas que tenían voces que se mezclaban y confundían con el olor a pena y compasión. Olores tan ajeno a mí como la felicidad.
El sexo siguió como si un orgasmo indecente con placer insoportable me hiciera olvidar la huelga de vida a la que me sometía.
Aparecían las palabras de consuelo de Luke, que me pedían que no me cortase más y las lágrimas de un viejo.
Pero mi celda de incomunicación sólo contenía una ventana donde pasaba la comida.
La camisa de fuerza no me sirvió y me convencí que al menos ese día, ya no deseaba morir.

domingo, 22 de marzo de 2009

Hoy.

El sendero de la rabia parte.

El amor no es odio completo, es desconocido.

No pregunto cuántos son.

Sos tan muy especial, y yo desearía ser una viuda, una viuda de la vida porque simplemente no pertenezco acá.

Me gustaría tener control sobre tu perfecto cuerpo y hacerlo imperfecto con mis manos.

Soy un crucigrama que no se une a las referencias cuando dejo de pertenecer acá. Deberías correr. Correr, correr, muy lejos y sanarte para dejar de enfermarte conmigo. Quisiera ser contrario a la gravedad, y alejarme de la tierra.


Sólo alejarme...

martes, 17 de marzo de 2009

¡Pero, qué galán!

Les aviso a todos mis adorables bloggers la felicidad inmensa que siento.... porque acabo de enterarme en la nueva odisea en la que se ha metido mi amigo, Dani.


Es mexicano, guapo y todo un galán. ¿Eso no es sexy?

Se acaba de comprometer para escribir su primer libro, con sus textos fuertes y desgarradores.

Dani, todos te apoyamos.
¡Te queremos, Dani, te queremos!

Aguante mi galán favorito.

Visítenlo: www.miladod.blogspot.com

lunes, 16 de marzo de 2009

¿Será que...? ¿Y si es que...?

No estuve escribiendo. Mi mente estuvo y está llena de dudas con respecto a mis acciones. Muchos de los que habitualmente me comentan (y debo decirles gracias por seguir haciéndolo) me dijeron que soy chica, que no debo pensar en ciertas cosas... que soy chica, que con apenas 15 años debería concentrarme en cosas de mi edad.

Pero ¿qué se hace cuando los problemas no son del tipo de una chica de 15? ¿Debería buscarme problemas afines a mi edad? ¿Ustedes qué dicen?

Cuando tengo ganas de mandar todo al carajo, pienso mientras me fumo un pucho si realmente debería ser así, si todo me lo busco yo, o si algunas cosas sólo vienen por la puta suerte.

Por ahí el remordimiento y la duda curan la consciencia, o quizás donde están ustedes y donde estoy yo hay un gran abismo que no permite verme con claridad.


PD1:Todas las respuestas son aceptadas y valoradas.


PD2: con respecto al post anterior, todos los comentarios, fueron completamente aceptados, tanto los que dijeron que ella no era una buena profesora, asi como los que llegaron a admirarla. Son opiniones, y todas son respetables desde mi punto de vista. No soy quién para juzgarlos. Un besos, niñitos.

jueves, 12 de marzo de 2009

Echále agua.

-La Plaza Moreno la restauré yo. Ah, y la crítica se la meten en el orto.

Esto lo dijo mi profesora de historia del arte hace poco. Amo su facilidad para invitar a todos a cerrar su pico.

lunes, 9 de marzo de 2009

Vos.



"Tu facilidad para escribir me recuerda a mi antes de decaer."
(Observando... H.)

domingo, 8 de marzo de 2009

Antes, yo.

Gilettes, Clonazepán, laxantes, dolores de cabeza, disfraces, pañuelos, voces distorsionadas y un chal rojo que pasa por mi frente.

Suicidio.

Quien se levanta, quien se mira en el espejo, quien se toca la cara: ella.

Ella: Lola.

Se maquilla, se sonríe, sale. Abre la puerta y se encuentra con sus propias miserias.

Es un maquillaje trivial. Se tapa, la tapa.

Tapa sus miserias, se esconde, la esconde, me esconde.

Trato de analizar las dos palabras de arriba y me encuentro con que son eternas.

Un permiso, un baño, una puerta semi-abierta, un precedente.

Una gilette, un par de venas y resolución.

Lo hago en tu memoria, porque lo anunciaste, porque se te burlaron, porque te encontraron: conmoción.

Te felicito.

Ahora soy, ahora es. Lola.

Le toca a ella, donde no estuvo, donde cortó el cable del teléfono. Agarró para la 1.

Una cocina, cero luz.

Felicidad, tranquilidad (piso), bienestar.

¿Qiuén se va a dar cuenta?

Gas.

Jueves.

Cero comunicación, mucha habla.

Lola: De ella para ella, de mí, para mí. Te como. Me como.

Fuiste, avisas, anunciás.

Te tapaste con este maquillaje sangriento, quien no se dio cuenta, normal es… Con mucha tranquilidad te lo tomás, dentro de poco no vas a sufrir más…y te vas a entregar en un sobre adormecida.

Sin detergente, no llamás la atención. Condimentá la ensalada.

Acostada. Vas a quedarte dormida. Sin dolor. No te/se vas/va a dar cuenta.

Hay un espejo que cuelga y tomó tu fotografía. Te encontraste con Gema y te diste la mano.

¿Por qué está sucia de sangre la pared?

Lola…

Gracias.

En esta breve entrada, quiero sólo agradecer a todos aquellos dulces y adorables y también muy amorosos bloggers que me tuvieron en cuenta para hacerme regalos...

Mil gracias a todos.

martes, 3 de marzo de 2009

Incompatibilidad sincronizada.

¿Por qué hay divergencias e incompatibilidades en el amor?

No hablo mucho de este tema, pero profundicemos. Avanti.

Enamoramiento. En-amor-miento.

Todo se trata al principio de una nube superflua en la cual nos encontramos herméticamente cerrados, felices y contentos, como si nada lo pudiera arruinar, como si todo fuera perfecto, y esto no es gran noticia para nosotros.
Esa es la primera etapa de “la cosa asquerosa llamada amor”.
La segunda etapa es cuando nos damos cuenta que el mero hecho de amar a nuestro acompañante no se trata sólo de perfección sino que de a poco, como las manchas de la varicela aparecen en el cuerpo, pequeñas imperfecciones van apareciendo en la personalidad de nuestro amore.

Y la tercera etapa, y la más complicada, en la cual casi ninguna pareja logra derribar la tremenda piedra presentada frente a ellos, es la de la aceptación.
La persona decide aceptar los defectos y errores del otro con tal de amarlo y ser amado. Por eso no creo en el “dar sin esperar a recibir”, ya que siempre se ama, esperando un poco de amor, o aunque sea atención del otro.

Las incompatibilidades o divergencias ocurren en lo que llamo la “segunda etapa bis”. Es una sub-segunda etapa, en la cual no aceptamos los fallos, y no se puede pasar a la tercera, porque hay un gran corto circuito y es ahí cuando aparecen las separaciones, y quiebres de pareja, junto a lamentos y llantos desesperados, obsesión, y hasta la misma muerte.
No hablo de muerte literal, sino, que en lo que respecta a lo psicoanalítico, es una muerte positiva, y por qué no, prodigiosa. Porque en esta muerte, mejor dicho, esta muerte implica que una barrera se ha pasado, y otra se ha impuesto.
Y digo “participante” porque el amor no es nada más que un juego. Y como todo juego sólo hay que saber jugarlo. Hay que saber ganar puntos y no volver siempre al punto de partida.
Hemos pasado la barrera en la que no existía muerte alguna, porque todo era amor (enamoramiento, en-amor-miento porque nos mentimos sobre la pura realidad y creamos la nuestra) y perfección y la barrera que imponemos (en general, no todos) es la de auto flagelarnos tratando de ver qué hicimos mal o si la culpa es del otro, para que (como una excusa) concluyamos que no existe el amor verdadero y cerremos nuestra puertas a un nuevo participante, un “intruso”.

lunes, 2 de marzo de 2009

A modo de prólogo.

Extasiados.


Así nos sentimos después de la adrenalina que recorrió nuestro cuerpo una y mil veces al besar. No importa si él tiene barba o no, si tiene bigote o no, o si simplemente nos parece lampiño. Así se siente.

Se nos hace profundizar nuevas sensaciones y si bien hay quienes dicen que no se puede tener la mente en blanco, cuando besamos, sí se puede. Nos dejamos llevar por todo lo que nos rodea, y no sólo por las manos que circulan por nuestro cuerpo.


Nos parece que no hay entraña alguna desconocida ante nuestra fina percepción, que no hay rincón que no haya sin tocar, sin conocer, sin oler…



Lola.