domingo, 6 de diciembre de 2009

De pende.

Claro que no toda mi infancia se limitaba a triángulos parentales, discusiones y divorcios.

Siempre había diversión.

Cuando era apenas una infante coqueta, solía maquillarme (la sombra en la boca y el lápiz labial en los ojos) para parecerme a mi mamá, quien usaba collares, se pintaba las uñas, se maquillaba y usaba tacos altos.

Siempre agarraba sus botas que me llegaban hasta la ingle, porque era un piojo caminando, y aun así no me importaba.

Un día, común y corriente, yo estaba completamente desnuda y con las botas y los collares de mi mamá, maquillada como yo pensaba que era increíblemente prolijo y original, y tocaron timbre.
Era un vecino que venía a preguntar no sé qué cosa, cuando salgo disparada corriendo por la vereda para que mi mamá no me alcanzara, toda desnuda y con las botas de taco alto puestas.

Pobre... desde ese día que está con el miedo que me haga vedette.

8 comentarios:

SoLciTo* dijo...

haaay diva ya de chiquita =)
que linda inocencia !

Emiliana dijo...

Que ternura.-
Así que llevas una vedette dentro tuyo!
Guarda que no se dispare!


Jaja
saludos

Srito Ale dijo...

jajajajajaja
genial! xD

y no cualquiera corre con botas q le llegan hasta la ingle =P

buena semana!
Au revoir

Bárbara dijo...

Jajaja que tierna. Peor que vedette sería botinera, igual

Agustina R. dijo...

Jajaja. Mi madre ni siquiera me dejaba jugar con sus cosas. Decía que le iba a arruinar todo.

Bruno dijo...

pero que coquetitud! :p
ya de chiquita mostrabas actitud eh!
buenísimo que puedas separar las aguas y reconocer que también habían buenos momentos. excelente actitud.
un beso GemaLoliGi

cuideseme, ok?

exiliada dijo...

jaja
la libertad absoluta es esa

Sofi ♪♫ dijo...

JAJAJAJAJAJAJAAJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA xD
QUÉ GEEEEEEEEEEENIAAAAAAA POR DIOS!!!




No no no me puedo reír taaaaanto jajajajajaa!!!