domingo, 6 de septiembre de 2009

La vieja, la juguetería y el rapado.

Como suele ocurrir en todos los casos, cuando tenemos un mejor amigo, entonces, automáticamente, tenemos 500 anécdotas para contar sin importar si son buenas o malas.

Yo también las tengo. Mi mejor amigo, Alexis (somos, además, compañeros de colegio, y casi de banco) y yo hemos hecho las mil y una y todavía nos queda mucho por hacer.

En el verano ( Diciembre y Enero) nos juntábamos seguido (porque vive a tres cuadras de mi casa) y hacíamos de todo.

Un sábado me pasó a buscar y nos fuimos a caminar. Ese día habíamos dicho de raparnos.
En un momento, Ale ve una juguetería y me cuenta que siempre los viejos le compraban los juguetes ahí, etc.
Al mirarnos, ya pudimos ver lo que estábamos pensando.

Lo agarré de la manos, cruzamos la calle y entramos:

Señora: Hola. ¿Qué tal? ¿Los puedo ayudar?

Yo: (Agarrada de la mano de Ale, como si fueramos pareja). Sí, gracias. Mire, estábamos buscando un juego para una nena. Es el cumpleaños de mi hija.

Señora: Ah, qué lindo. ¿Qué edad tiene?

Yo: (Segura) 5 años.

Señora: Acá tenemos juegos de mesa, para pensar, y sino maquillaje, disfraces y esas cosas.

Yo: Ay, qué lindo todo esto. Bueno, llevo éste.

La cara de Ale en ese momento que me apretaba el brazo era inexplicable.

Yo: ¿No me lo envuelve para regalo, por favor?

Señora: Sí, cómo no.

Me cobra, le pago. Y mientras está envolviendo el regalo, le digo:

-En realidad, no es para mi hija, es para mi hijastra, o sea, la hija de él (y lo señalo a Ale). Lo que pasa que uno los quiere tanto que es como si fueran de uno. Nosotros estamos casados hace un tiempito ya.

Señora: Pero si son tan jovencitos... ¿qué edad tienen?

Yo: Él tiene 23 y yo 22. (Y le doy un beso a Ale, que ya estaba a punto de explotar). Ay, amor, espero que le guste a la nena.

Y la señora, metida, agrega:

Señora: Sí. Además, no es lo mismo dárselo en la cara que...

¿Eh? Pobre vieja. Piró. Con Ale nos miramos, me puso la mano en mi cintura, y nos fuimos diciendo gracias y dejándolos desconcertados a los viejos.

Nos estábamos cagando de risa mientras terminábamos un helado cuando Ale ve a una vieja que cruzaba la rambla.

Ale: Ay, Gema, qué ganas de tocarle el culo a esa vieja.

Yo: (Sacándome las ojotas y mirándolo) ¡Vamos!

Empecé a correr lo más rápido que podía cuando Ale me gritaba "¡Esperáme!". Cuando me alcanzó, él se adelantó y yo me acerqué por detrás de la vieja, y le mandé la mano de lleno.

Vieja: ¡Ay, qué susto!

Yo: ¡Te gustó, eh!

Ale: Jajajajajajajaja.

Yo: ¡Ale, corré!

Alexis no podía dejar de reírse de la cara que puse cuando le toqué el culo a la pobre vieja, que no debería haber tenido una alegría en 20 años.
Corrimos como 5 cuadras sin parar mientras tratábamos de hablar de todo y al mismo tiempo.

Cuando paramos, creo que había empezado a llover. Se quedó un rato en casa, y nos reímos bastante.

La idea de raparnos la cabeza, ya se nos había ido.

16 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Bueno como muy bien lo dices.. hay tantas historias entre los mejores amigos.. está es una de ellas.

Un gusto leerte

Un abrazo

Saludos fraternos
Que tengas una semana muy bella

SoLciTo* dijo...

jajajajaa que copadas esas anecdotas! yo tengo millones de esas :)Y cada ves que me acuerdo me rio sola jajajaja

Bárbara dijo...

Jajaj mirá que yo tengo muchas anécdotas con mis amigas, pero creo que ninguna llega al nivel de las que contaste!.

Dr. J dijo...

Jajajajajajaja! Muy buena! XD

Saludos!

Ana Inés dijo...

jaja sí, todos tenemos nuestros anécdotas. Lo del culo de la vieja fue genial !

Alexis dijo...

Que época amiga!


Te adoro.

La amante dijo...

jaja! pobre vieja!

Angus dijo...

Me gusta. :)

Gastón dijo...

Y para la vieja también debe ser una anécdota que de vez en cuando recuerda

Mile.- dijo...

Jajajajaja! Excelente Lol! Yo crei qe estaba loca, vos me pasas y es una locura tan sana y tan envidiable que me encanta!!
Besoteee diosa!

Agustina R. dijo...

Jajaja, a mí me encanta hacer cosas así, sólo para observar las reacciones de la gente. Una vez estaba con uno de mis tíos en el super, y habíamos comprado de esas toallitas para bebés porque yo le había manchado el asiento del auto con helado y quería limpiarlo. La vieja que estaba atrás nuestro en la cola empezó a mirar los baby wipes, me miró a mí y después a mí tío (que me lleva más de veinte años), con cara de "estos dos están juntos, y tienen un hijo?!", entonces para joder, miré a mi tío y le dije "ay, gordi, siento que cada día está más grande. Cuando nos quieramos dar cuenta, ya va a estar en la escuela". La cara de la vieja fue MAGISTRAL.

Sofy M dijo...

Lindo post!Besos.

Underdunk Terwilliger dijo...

Lolítical girl, el público masculino y el gremio de lesbianas exige la publicación de fotografías en las que aparezcas vos, vestida en el peor de los casos.

Extraño mucho tu amigable atención; pese al costo de la amistad. Sos buena.

Lola dijo...

Underdunk Terwilliger: Pronto pondré fotos... pero ¿acaso nos conocemos más allá de estos pagos?

Underdunk Terwilliger dijo...

Figurás bombona en esa foto que publicaste.

No, solo nos conocemos por internec y bueno, telefónicamente. Pero aunque estuvo bien distanciarse lo hicimos en regulares términos, pero sin agredirnos. En resumen: nos conocimos demasiado poco así que vengo acá a ponerme al tanto de cómo sos.

Besis.
Santiago.

cristalena dijo...

ajajaja, que graciosoo, me imagino el susto de la vieja