sábado, 28 de febrero de 2009

Deseos

Una de las cosas que aprendí con la terapia es que la frase absurda para nada neta “te quiero” es puramente una exclamación de deseo, autoridad y poder sobre el otro.


Pensémoslo:

Te quiero. Deseamos a la persona, la demandamos, la reclamamos, y por si no fuera poco, la exigimos.

Si no la tenemos, seguimos reclamándola hasta la desidia. Al principio tratamos de vernos bien para captar la mirada atractiva e idealizada de la persona, coqueteamos, luego nos hacemos difíciles y complicados. Entra la desesperación, somos directos, entra la perturbación de si nosotros somos el problema.

Nos dejamos estar sin ser.

Nos dejamos de bañar, de comer, tapamos el espejo, tiramos el ventilador a la mierda, nos tapamos con la sábana, ya ni lloramos.


De repente y casi sin notarlo, captamos la atención, no la de cualquiera, LA atención, SU atención.

Resurgimos como el ave fénix, nerviosamente nos espera el pucho en el cenicero, y nos comemos por dentro.

Luego ya no, luego pasa, luego termina, luego dudamos. ¿Vale la pena? ¿Valés la pena?



Ya no me jodas.

13 comentarios:

R! dijo...

Yo siempre primer asiento en éste tren.
¡Te adoro mujer!

R! dijo...

Yo siempre en el primer asiento de éste tren.
¡Te adoro mujer!

(pd:sh queda mejor jaja)

madre histérica dijo...

guaaa. el punto es que querer implica poseción, amar es otra cosa.

y amar es siempre dejando ser al otro.

me gusto.muy chido.

eterno sindrome pre menstrual dijo...

cuadno es tarde es tarde.

y uno ya no lo quiere al otro

Eumelvi dijo...

Todo gira alrededor del ego, es el ego el que através de los sentimientos, ayudado por los sentidos, engaña a la mente, al yo más íntimo, haciéndole desear y querer todo aquello que lo fortalece. Y el ego se hace fuerte cuando tiene atenciones, cuando están pendientes de él, cuando le miman y le dicen lo bueno que es. Es un pozo sin fondo que continuamente te tiraniza, demandando cada vez más alagos y agasajos, haciéndote sufrir, manipulando tu mente, haciéndote rabiar, llorar, gemir... Es un caos.
Acabemos con el ego, con la esclavitud de los sentidos. Entoces quedará el verdadero querer, que no es otro que la entrega total al mundo de tu amor, sin esperar nada a cambio, absolutamente nada.
Un abrazo, princesa.

Call me crazy! dijo...

Si solo te quiere, no vale la pena!

toñi dijo...

A veces decir te quiero no es suficiente, hay que sentirlo casi tocarlo para poder ser feliz
Un beso

DAVID dijo...

el te quiero es un ligero equipaje para un posible largo viaje.
el te quiero implica posesion y lo que se busca es el amor

un saludo

Paula de Bera dijo...

Bienvenida hermosa!!!
El "te quiero", como bien decís, significa posesión, pero no se por qué razón, no nos enseñaron a decir "te amo". Aprendí a decirlo con el tiempo y porque me lo enseñaron.
Besos!!

Pablo dijo...

No se hasta que punto creerle a la terapia.

Bastian Celedón Aguirre dijo...

Que pena, nunca lo había pensado de esa forma, quedé con una mirada nueva de un punto de vista algo diferente, pero totalmente aceptable, saludos, buen blog, besitos, chau!

mAlicia dijo...

Hola!!

Me gusta esta entrada.. Es clara, sencilla y directa.

Un beso, guapa!

Sr Cincuentón dijo...

muy bien flaca, cada dia escrirbis mejor