domingo, 28 de diciembre de 2008

Consciencia... ¿A dónde te fuiste?

Me gustaría tener más consciencia y menos impulso al hacer las cosas. Es como si me tragara un torbellino, o peor, yo lo fuera.

Me mandé demasiadas cagadas en mi vida... y de algunas me arrepiento, aún así, es como si no tomara consciencia de los peligros, de los riesgos... como si dijera: "Y bueno, ya que hay que bailar, bailemos".
Más se empeñan en decirme que lo que hago está mal, y más me empeño en cerrarme y dejar de tomar consciencia de los riesgos.

Yo, yo y yo. Pero no es así, dado que me dicen que tengo que demostrar que no soy egoísta, parece que lo interpretara al revés y demostrara todo lo contrario, o quizás, busco excusas retorcidas, y realmente soy egoísta.
¿Y qué? Después de todo, cada uno tiene sus defectos.

Yo, soy Lola. Y así me gusta.

Dame mi virtud, quedáte mis fallos.

jueves, 25 de diciembre de 2008

Convocatoria a la vida.



Lola escribe hoy para informar. Para pedir ayuda.
¿Por qué?

Hay un ritual de esas noches de guardia, que siempre hacen ellos, quienes nos salvan la vida, y nos la protegen, ellos que se hacen llamar médicos.
Ellos son los que están 48hs despiertos o más si es necesario para atendernos... y hoy, hoy nos toca atenderlo a él.

Muchos no deben saber, mejor dicho, directamente no saben, pero mi papá es médico tocoginecólogo, y charlando el otro día con él, me contó hay uno de sus compañeros, el Dr. Kissner Jorge, que está en estado más que crítico de salud.

El día viernes 19 de este mes su hija estaba con dolor de estómago, y quiso levantarse para ver cómo estaba, pero no pudo por un fuerte dolor en el pecho, asi que fue su esposa. A la madrugada el dolor fue cada vez más intenso y tuvo que ser hospitalizado.
Kissner Jorge tiene 47 años, está felizmente casado y tiene 3 hijos. Trabaja en el hospital Evita Pueblo de la localidad de Berazategui, ejerciendo la profesión de médico desde, apróximadamente, el año 1990.

Presentó una miocardiopatía viral y se encuentra actualmente en terapia intensiva en lista de transplante cardíaco en la Fundación Favaloro.

El día sábado 27/12/2008 se convoca a médicos, pacientes, y a la comunidad en general a las 11:30am en la puerta de la Fundación Favaloro para que Jorge pueda obtener el transplante cardíaco que tanto necesita, por su deterioro progresivo.

Su presencia es muy importante. Yo voy a estar ahí. Los espero, a cualquiera que quiera venir.

¿Cómo llegar?
La Fundación Favaloro se encuentra ubicada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina, en el barrio de Montserrat, a pocos minutos del Obelisco.

Líneas de colectivos:
2 - 3 - 5 - 6 - 7 - 12 - 23 - 37 - 50 - 56 - 60 - 64 - 86 - 90 - 95 - 96 - 98 - 102 - 103 - 105 - 116 - 150 - 151 - 168

En automóvil:

Desde el norte: Autopista Illia, Av. 9 de Julio, Av. de Mayo, Solís hasta Av. Belgrano.

Desde el oeste: Autopista del Oeste, Autopista 25 de Mayo, bajada de Av. Entre Ríos, Av. Belgrano.

Desde el sur: Autopista La Plata-Buenos Aires, Autopista 25 de Mayo, bajada de Av. Entre Ríos, Solís, Cochabamba, Av. Entre Ríos, Av. Belgrano

Desde el Aeropuerto Internacional Ezeiza "Ministro Pistarini": El viaje en auto puede durar de 40 minutos a una hora (son 30 kilómetros aproximadamente) según la hora del día. El recorrido más rápido es por las autopistas Ricchieri, Dellepiane y 25 de Mayo, bajada de Av. Entre Ríos, Av. Belgrano. Se pueden contratar servicios especiales de ómnibus, remises o taxis.

Desde Aeroparque: En auto se toma la Av. Costanera hacia el centro hasta Comodoro Py; luego se empalma Av. Leandro N. Alem hasta la Casa Rosada, Av. De Mayo, Solís hasta Av. Belgrano. El viaje dura aproximadamente 30 minutos, aunque entre las 18 y las 21 el tiempo puede duplicarse.


miércoles, 24 de diciembre de 2008

Corriendo en mi espina me siento atacado de medusas...

Esperando a alguien que mantenga la levedad en las cosas.

No hay que pagar sólo hay que soñar que todo es posible

Y algunas veces creo saber que aún quedó la bondad de los lobos, sin luna...

Es tan dulce la tragedia en la desilusión...

Buscando la melodía...dentro de los que tiene alguna solución...

Y si dentro de mi corazón hay alguna infatuación...

Sólo nos resta tener la fe...en la determinación

¿Cuántas páginas leímos de héroes sin poder?

¿Cuántos sueños nos quedan en verdad por hacer?

¿Cuánta magia hay en la bondad que perdimos?

¿Nunca sentiste algo de ira?

Busco una razón para escapar...

Si tengo un infierno sentimental,

Me escondo en mi caparazón mental,

Hasta salir de nuevo, buscar la capa y la pluma...para escribir el cuento.

Y la melodía dentro de mí que busca un nuevo encuentro.

Con la canción dentro de ti...hasta un nuevo momento.

J.M.

Levedad.

Tema: Bondad.

"Esa ráfaga, el tango, esa diablura".

Sentimos que vivimos en un ghetto donde desaparecemos dentro de una nota musical.

La verdad, señores, y mis queridos, es que somos y vivimos rodeados de gusanos, y cuando morimos, el proceso continúa.
¿Qué es lo que pasa con la gente?

¿Acaso no decimos que todo es importante, y de un minuto a otro nos lavamos las manos? Hoy tengo ganas de sentirme, y que el viento me pegue en la cara mientras mi solero trata de escaparse. Si leen esto, me escuchan a mí. Si leen a Maggie, entonces la escuchan a ella.

Quizás aspiramos a mucho, y logramos poco, pero ¿saben? No importa cuánto logremos, sino la calidad. No importa nada de nada, si lo que nos queda no se va.

Hace quince años Maggie y yo nacimos, en un mundo donde todo parecía esperanzador para nuestros padres, pero todo se derrumba, y todo se reconstruye.

Tengo mis dolores como un parto, y mis alegrías como un chico, pero aún así, sigo adelante. Ya me conocerán.
Mientras me oigo teclear, siento que hoy puede ser un gran día. Sigamos arriba del tren, y como dice el tango: "Un farol balanceando en la barrera
y el misterio de adiós que siembra el tren."


Mis queridos: Agarremos el cuchillo y el coraje, y a trabajar, no más.

martes, 23 de diciembre de 2008

¡Bienvenido tutti mundi!

Hola a todos.

Principalmente le doy la bienvenida a mi querida amiga Maggie, quien me ayudó a crear este pequeño mundo arinconado y después a todos los futuros lectores que los llamaremos "mis queridos".

Esperamos poder escribir diariamente, y sin interrupciones, ya que las palabras es algo que tanto desde Maggie y desde Lola corren sin apuros pero devoran el tiempo.

Maggie, te doy la bienvenida y también a mis futuros queridos lectores.

Avanti!